lunes, 20 de junio de 2011

Precursores del totalitarismo.

La cuadrilla que se había establecido en la Puerta del Sol en la capital, y por extensión en otras ciudades, acaba de retirar sus tenderetes hasta nueva noticia. El fondo del asunto, es decir, el motivo por el que se instalaron allí, la calidad de nuestra democracia.
Bajo mi punto de vista es cierto que la democracia española adolece de diversos problemas y deficiencias, que los cimientos que la sostienen están huecos y que sería conveniente reformar algunos aspectos que reforzaran su solidez y fuera verdaderamente una democracia. Hay puntos oscuros como es el hecho de que en numerosas ocasiones no gobierna el partido que más votos obtiene, o que el voto de un ciudadano puede tener más valor según el lugar geográfico donde se encuentre. También el hecho de que en el Tribunal Constitucional, máximo Organo garante de la Constitución y de los valores democráticos, además del Parlamento, haya Jueces designados por los partidos políticos, eso es algo para echarse a temblar o a correr. La reforma de la Ley Electoral, y la separación de Poderes, son cruciales para que la Democracia sea auténtica, además de otros aspectos.
Es llamativa la pasividad del Ministerio del Interior a la hora de expulsar a los autodenominados “indignados”, quienes ahora han construido en “Sol” un caseta de madera, sin ningún tipo de licencia, y no hay noticia por el momento de que vayan a derruirla.
Pero lo que está ocurriendo actualmente, es que se han sumado e infiltrado numerosos miembros de extrema izquierda y “antisistemas” que se dedican a reventar actos, prioritariamente del PP. Aunque aparentan un perfil tolerante, en el fondo, y en la forma, actúan con tintes totalitarios, porque no saben ni quieren actuar de otra forma. Es el ramalazo que se les ve a toda esta tropa de desarrapaos e indigentes laborales e intelectuales, que se dedican a leer el “Manifiesto Comunista”, pensando que están todavía en el siglo XIX.
También es llamativo el hecho de que en las manifestaciones diversas que se están realizando, como pueden ser las del día de ayer, en Madrid, no hay alusiones claras al gobierno socialista, verdadero artífice de la mala situación económica. Me temo que todo esto pueden ser protestas iniciales para lo que se le puede avecinar al PP cuando entre a gobernar, algo casi seguro en un futuro próximo. ¿Podemos asegurar que las sedes de este Partido, o la Moncloa, no serán cercadas? Creo que no.